Capricho de limón

20160503_130756

Ayer fue el cumpleaños de una compañera. Hace poco que está con nosotros, pero se ha integrado muy bien, así que se merece un “capricho de limón”.

Y aquí está  mi primera receta.

No preocuparse, esto no va a convertirse en un blog de cocina.

Lo primero que hay que hacer es preparar todos los ingredientes.

20160504_100909Lo siguiente, y muy importante, preparar una taza de té. Para esta ocasión he escogido lo último que me quedaba de un Pu-erh que me regalaron hace unos años, traído de la china, fermentado de 30 años. Increíble.  Es de tanta calidad que permite hasta tres infusionados sin amargarse. Lo endulzo con miel.

Yo suelo doblar la cantidad de ingredientes. Normalmente caben dos moldes en el horno y con un solo trabajo, recojo dos bizcochos. Si lo preparo para casa, siempre hay alguien que recibe un regalo. Si es para regalar, los de casa también salen beneficiados. A los míos les gusta esta costumbre.

Un recuerdo de infancia.  Mi madre solía hacer bizcochos y por turnos, nos dejaba chupar la cuchara o rebanar el bol donde había hecho la masa. Un placer extra, un sabor distinto y  totalmente recomendado.

 

RECETA

110g. mantequilla a temperatura ambiente

180g. azúcar blanco

2 huevos a temperatura ambiente

245g. harina

10g. levadura

2g. sal

125ml. Leche a temperatura ambiente

1 limón (separamos la ralladura de la piel del zumo)

Azúcar glass para la cobertura

Empezamos. Esta receta hay que guardarla como básica. Sirve para preparar infinidad de bizcochos solo cambiando las esencias o rellenos escogidos. Queda siempre suave y esponjosa. Después de mucho practicar, para mí es la perfecta.

Encendemos el horno arriba y abajo y lo ponemos a 180º

Engrasamos el molde y le pasamos harina. Yo hace tiempo que no lo hago así. Ahora suelo forrarlo con papel de hornear.

Mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que quede blanquita. Añadimos los huevo uno a uno. Mezclamos la harina con la levadura y la sal. Añadimos la mitad junto con la mitad de la leche a la masa, hasta que esté bien integrado. Después la otra mitad. Al final añadimos la ralladura del limón y la mitad del zumo. Ya está.

Ponemos la masa en el molde y lo horneamos aprox. 45 minutos. Para comprobar que está hecho lo pinchamos con un cuchillo. Si sale seco, podemos sacarlo del horno. Si no, lo dejamos 5 o 10 minutos más. Cada horno es un mundo.

Mezclamos el resto del zumo de limón con el azúcar glass, tan espeso como nos guste. Cubrimos el bizcocho cuando esté frio y si apetece, le podemos poner limón confitado por encima (lo encontrareis en el LIDL). O láminas de almendra.

Éxito asegurado. Feliz miércoles.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Capricho de limón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s