Mermelada de sandía (…sí, los árbitros de ciclismo existen)

20160612_173541 1

Hablando con una compañera de lo buena que es la sandía cuando hace calor, un montón de ideas empiezan a rondarme por la cabeza. Me preparo una taza de té (esta vez un té negro con azúcar, sencillo, es para trabajar) y me pongo a escribir.

***

Domingo de mucho calor. Todos los corredores estaban preparados en la línea de salida pendientes de la señal. Eran un grupo de niños, todos de la misma categoría, con ganas de sumar puntos en el campeonato. A esta edad se toman muy en serio las carreras y están más ansiosos de salir que muchos profesionales.

Después de inscribirlos a todos, de inspeccionar el circuito para que no hubiera ningún tramo peligroso y de comprobar que la ambulancia y el médico estuvieran en su sitio, los jueces-árbitro se dedicaron a controlar que los niños hubieran cumplido todas las medidas de seguridad.

“¿Todo el mundo lleva casco? Bien. Enseñadme las manos. ¿Todo el mundo lleva guantes? A ver, aquí hay un niño sin guantes. ¿Algún papá puede prestarme unos guantes? Gracias. Comprobad que los laterales del manillar están taponados. Si, es importante. Podríais caeros y clavároslos. Pasadme la cinta aislante que hay que cubrir unos. Bueno. Todo listo. ¿Preparados? Juego limpio, ¿de acuerdo?”

Salieron como alma que lleva el diablo nada más sonar el pitido que daba inicio a la carrera. Tenían que dar tres vueltas al circuito y estaba previsto que tardaran alrededor de diez minutos en recorrer cada una de ellas.

Los organizadores habían colocado una mesa cerca de la línea de meta donde iban preparando trozos de sandía para que los corredores pudieran refrescarse al terminar su carrera.

Uno de los niños, el más menudo, empezó a rezagarse desde el primer momento. Seguro que acababa de ascender de categoría y aún no tenía la experiencia ni la picardía del resto de sus compañeros, pero le ponía unas ganas…

Después de la primera vuelta ya le llevaban una ventaja de más de dos minutos. El pobrecito corría solo, pero como si la vida le fuera en ello. Después de la segunda vuelta, la diferencia superaba los cinco minutos. Cada vez que pasaba por línea, los ojos se le perdían en la mesa de sandía.

Final de carrera. Ya habían llegado todos los corredores, sólo faltaba él. Todos esperaban. Pasaron alrededor de nueve minutos cuando se empezaron a oír unos gritos desde lejos, antes de que el corredor hubiera tomado la última curva. “¡Sandía!”, una y otra vez. “¡Sandía!”, Cada vez más alto.

El niño cruzó la meta, abandono la bicicleta en medio del circuito, se abalanzó sobre la mesa de sandía e incrustó la cara en el trozo más grande que pudo encontrar. Todo esto en medio de los gritos, ánimos y aplausos del público. Solo le faltaba llorar.

Llego el último, pero fue el niño más feliz de toda la carrera.

Esta es una historia real. Lo sé porque era yo quien la arbitraba.

***

Mermelada de Sandía

Necesitamos  1,2 kilos de Sandía limpia de cascara y pepitas, un kilo de azúcar y el ingrediente secreto: pectina.

La pectina es un espesante natural que al añadirlo a la mermelada nos permite reducir el tiempo de cocción, lo que hará que la fruta conserve su sabor y apenas haya merma. La que yo utilizo se llama Vitpris de la marca Alsa y la traigo de Francia, porque aquí no la he encontrado.

Hay que cortar la fruta a trozos pequeños y ponerla a hervir con medio vaso de agua. A los 20 minutos, añadimos la pectina mezclada con una quinta parte del azúcar y cuando vuelva a hervir, esperamos tres minutos y  añadimos el resto del azúcar. Tiene que volver a hervir tres minutos más y ya estará lista para empotar.

El resultado es curioso. Mucho menos dulce de lo esperado. Me recuerda a la mermelada de tomate o de pimiento. Ideal para acompañar carnes o quesos. He leído varias recetas donde añaden zumo de limón o de naranja, clavos de olor, vainilla. También he visto que hay quien deja  la sandía macerando con el azúcar durante 12 horas. Hay muchas opciones. Es cuestión de experimentar. Luego podemos hacer una puesta en común.

Feliz semana.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Mermelada de sandía (…sí, los árbitros de ciclismo existen)

  1. Yo prefiero el melón….no hay que quitar tantas pepitas 😉 Seguro que también se puede experimentar con el melón y nos sale rico, rico.
    Feliz semana y mucha suerte!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s