No le pidas peras al olmo (ni manzanas, ni cerezas, ni pasteles de chocolate)

20160623_235024

 

El olmo es un árbol grande, de frondoso follaje, que proporciona una de las mejores sombras. Su madera (que tiene un corazón claro y limpio, y muchos anillos de crecimiento con originales formas artísticas de marcado color) es duradera y muy resistente a los ambientes hostiles. Su corteza tiene propiedades medicinales digestivas, expectorantes, anti-inflamatorias y antisépticas.

Según la simbología germánica, todas las mujeres procedemos del tronco de este magnífico árbol.

El olmo tiene muchísimas cualidades. Pero no le pidas peras.

Insisto, no se las pidas. Por más que te empecines, intentes convencer, exijas, amenaces, no te las va a dar. Solo conseguirás que un árbol fuerte, que te ofrece todo lo que es capaz de generar, se convierta en una masa de madera frustrada, triste y sin ilusión.

Si lo que quieres son peras, hazte con un peral. Si necesitas más peras, necesitas más perales.

Si quieres manzana o cerezas, ya sabes. Manzanos y cerezos.

Y si quieres un pastel de chocolate, me lo pides a mí. De eso y de darte un buen achuchón, me encargo yo.

 

PURO CHOCOLATE (base de Brownie, Kit-kat, trufas y nueces cubiertas de chocolate)

Para el Brownie necesitamos  250g. de mantequilla, 125g. de harina, 225g. de azúcar, 150g. de chocolate para fundir, 4 Huevos grandes, 5g. de canela molida, 5g. de azúcar avainillada.

Empezamos.

Primero encendemos el horno y lo programamos a 180º

Ponemos el chocolate con la mantequilla un minuto en el microondas. Lo removemos bien hasta que quede completamente fundido e integrado.

En otro recipiente batimos los huevos, añadimos el azúcar y removemos con la ayuda de unas varillas manuales o una batidora, hasta que se forme una pasta blanquecina. Lo mezclamos con el chocolate. Tamizamos la harina y la incorporamos a la masa. Finalmente añadimos la canela y la vainilla.

Vertemos la masa en el molde elegido, que metemos después en el horno durante unos 25-30 minutos. Un buen Brownie debe estar bien hecho por fuera y algo menos por dentro, para que tenga esa textura tan característica.

Una vez frío, pegamos las varillas de Kit-kat con chocolate fundido (paciencia) y lo ponemos en la nevera para que se seque bien. Ya podemos meter dentro lo que queramos.

Lleno de fresas o cerezas también debe estar impresionante.

Ya os digo yo que no pasará desapercibido. Si lo acompañamos con un té helado de mojito como el que me trajo Marc el otro día, tenemos un domingo perfecto.

Feliz semana

 

Anuncios

2 pensamientos en “No le pidas peras al olmo (ni manzanas, ni cerezas, ni pasteles de chocolate)

  1. Carolina, crec de debò que a part de ser una excel·lent escriptora ets una gran repostera .
    Potser que t´ho pensis i muntis una pastisseria amb una biblioteca al costat per poder seure mentre assaborim les teves delicatessen i disfrutrem de la lectura d´un bon llibre .
    Ja que parles de la tradició germànica del “olmo” , “Om ” en català , aprofito per recomanar-os a totes i tots els que llegiu el blog que assaboriu el llibre EL MÓN D ´AHIR de l´Stefan Zweig per conèixer el món de Viena i Alemanya abans de la guerra . Una delícia de llibre .
    Petons i bona setmana .
    Mari Pau Huguet .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s