Queridos Reyes Magos de Oriente

1

Lo primero es agradeceros que hayáis podido llegar desde tan lejos para traernos este poquito  de ilusión, porque no puedo imaginarme ningún otro rey o gobernante, cercano o no, con la más mínima intención de regalar nada o hacer feliz a alguien.

Creo en vosotros porque no puede ser que tanta inocencia menuda esté equivocada y porque hace ya muchos años os vi entrar en mi habitación, aunque no me atreví a abrir los ojos para que no descubrierais que estaba despierta. Entiendo que necesitéis que estemos dormidos para acercaros a casa. Seguro que no podríais llegar a todos los hogares en una misma noche si en cada una quisiéramos hacernos una selfie con vosotros mientras os tomáis la copa de cava que dejamos para refrescaros. Debéis de ser muy, pero que muy magos para no terminar la noche con una turca de camello.

Todo este trajín no debe ser nada fácil, así que comprendo que llegue un momento en que solicitéis la ayuda de vuestros mejores cómplices, nuestros padres, que seguro reciben exactas instrucciones para dejar las cosas tal como vosotros las habríais dejado. Conseguir su colaboración también forma parte de vuestra magia. Y aunque de pequeños a nosotros nunca nos lo pedisteis, también quisimos participar de esta magia el día que nos dimos cuenta de que os olvidabais de vuestros ayudantes. Nosotros siempre habíamos dado por supuesto que se portaban bien. Tendríais que haber visto la cara que pusieron cuando vieron que ellos también tenían un regalo.

Yo creo que este año he sido buena, por lo menos todo lo que me han dejado y siempre sin intención de hacer daño a nadie. Por eso me permito el atrevimiento de pediros algunos deseos:

Paciencia. Mucha paciencia. Es que se me está terminando y la necesito para apaciguar al bicho malo que está a punto de saltar frente a los comportamientos injustos, egoístas y malintencionados que veo a menudo a mi alrededor.

Coraje. Lo necesito para decir SÍ en los momentos de debilidad cuando tengo que enfrentarme a proyectos duros, difíciles, trabajosos e inciertos. Y para decir que NO cuando veo actitudes que me agreden a mí y a los míos y que no rechazamos a tiempo por miedo, pereza o vergüenza.

Imaginación. Para encontrar salidas y nuevos caminos por donde guiar mi vida. Y para crear ilusiones  e ideas que pueda seguir escribiendo.

Sentido del humor. Porque me gusta reírme y cada vez veo menos cosas que lo provoquen. Quiero reírme de mí y con mi gente. Quiero perder el sentido del ridículo, ganar confianza y provocar el máximo de sonrisas a mi alrededor.

No es poco lo que pido y me gustaría que también se lo concedierais a la gente que quiero. Confío en vuestra magia y en la voluntad de todos ellos, así que ¿por qué no creer que sea posible?

Este año os dejaré una taza de té con especies en lugar de cava. Os gustará.

Feliz día de Reyes.

Anuncios

2 pensamientos en “Queridos Reyes Magos de Oriente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s